8/04/2009

¿Festejando Nuestro Propio Aniquilamiento?

Antes de la llegada de internet, las noticias que veía, oía, o leía, era la única fuente de lo que sucedía a mi alrededor, y no había vuelta de hoja, era creer o no creer, era difícil la manera de verificar si lo que los medios me decían era cierto o pura paja. Y en mi terruño aquel, o aquellos, que poseían estos canales supuestamente de comunicación tenían virtualmente el monopolio sobre la “verdad”, y clave influencia local.

Un gran problema son los académicos en historia, estos, de una u otra manera, escribían, y aún escriben, la “Historia de El Salvador” bajo influencia estatal, particular, ideológica, o desde la óptica de su posición social o racial, lo que distorsiona su facultad.

Con la llegada de internet cayeron las barreras y monopolios, y llegó la mejor biblioteca con el mejor historiador de todos.

Desde entonces, tocante a Mi Tierra salvadoreña, las “verdades” chafas se han ido desmoronando como castillos de arena, como ejemplos: La “independencia” de 1821, la “Guerra del Fútbol” 1969, el Gran Fraude de1972... y yo agrego las Fiestas Agostinas.

¿Cómo fue que empezó esta festividad?

Históricamente, e irónicamente, el nacimiento de esta celebración se inicia con la celebración española de haber derrotado finalmente al pueblo Pipil cuzcatleco en la batalla de Cuzcatlán, dos años después de la invasión por Alvarado y su familia. El premio para el ganador fue “La Tierra de Cosas Preciosas”, y para el perdedor esclavitud y aniquilamiento.

Los libros de historia que yo he leído dicen que la conquista del país cuzcatleco finalizó en una batalla realizada el 6 de Agosto de 1526.

El cronista y fraile Domingo Juarros, por ejemplo, dice en su libro "Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala".-(dos tomos, 1808)- que a raíz de esta batalla es que la futura república de El Salvador recibió su nombre de "Salvador"... y endulzado posteriormente con la versión hecha oficial por la minoría raza blanca dominante en las escuelas, donde se enseña que el nombre es "en honor del divino Salvador del mundo".

¿Verdad o falacia?

Y aunque es cierto que ese día se celebra la Transfiguración de Cristo en el calendario y así se nos ha enseñado a través de los siglos. ¿Se nos habrá chabeleado enseñándonos a vanagloriar y celebrar nuestra propia derrota, nuestro propio aniquilamiento, a blasonar en marcha y desfile la pérdida de nuestra riqueza cultural, y nuestra herencia ancestral?.

Esto transcribió, en 1914, el historiador guatemalteco Santiago Ignacio Barberena, en su libro “Historia de El Salvador”, que aunque trata de endulzar la verdad sobre el nombre en su tratado, al menos provee los datos opuestos y deja al raciocinio del lector su análisis e investigación; después de todo Ignacio Barberena estaba contratado por el gobierno de turno (1914) para escribir su libro:

"Este caballero (Don Jorge de Alvarado), -dice el P. Juarros-, digno hermano de don Pedro, para tener sujeta la provincia de Cuscatlán, que era una de las más ricas de esta Gobernación, dispuso se fundase en ella una villa Española, a que nombró Salvador, por haberse ganado la última batalla que sujetó esta provincia a los Españoles el 6 de Agosto de 1526, día en que la Iglesia celebra la Transfiguración del Señor y por esta misma razón se dedicó la Iglesia parroquial al Salvador y se hacía la reseña de este triunfo, sacando el real pendón la víspera y día de dicha fiesta, por las calles principales, con lucido acompañamiento de Caballeros. Mas esta pomposa ceremonia se ha trasladado a la pascua de Navidad, en atención a que el expresado día 6 de Agosto están en sus haciendas casi todos los vecinos de esta ciudad y que es tiempo de lluvias en estos países. Llegaron a Cuscatlán los Españoles que envió Jorge de Alvarado a fundar la referida villa, que todos eran de la primera nobleza de Guatemala, a fines de marzo de 1528, y escogido el sitio para plantar la población, el día 19 de abril de dicho año establecieron y fundaron la Villa de San Salvador"

El padre cronista dominico Domingo Juarros -citado por Barberena - agrega que cada 6 de agosto se sacaba en triunfo la espada del sanguinario Pedro de Alvarado que se guardaba celosamente en la hoy ciudad de Mejicanos. Santiago Barberena en su libro da fe que este hecho narrado por Juarros es cierto, pero hábilmente diluye el argumento central poniendo en duda la autenticidad de la espada que dice él mismo tuvo en sus manos.

De esto se deduce que fue Jorge, de la familia Alvarado, fue quien le puso nombre al país de la futura república de El Salvador y crearon el día de la batalla final, 6 de Agosto, fiesta en honor del resultado de esta batalla que aniquiló gran parte de la población indígena cuzcatleca y esclavizó al superviviente pueblo Pipil, y luego para endulzarlo salieron con la tan efectiva treta religiosa.

Cabe destacar que los indios Tlaxcaltecas y Méxicas que acompañaron a la familia Alvarado desde México como aliados suyos, decidieron quedarse y asentarse en la Cuzcatlán conquistada. Su asentamiento creció y llegó a ser la hoy ciudad de Mejicanos.

Tamen
.

8 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Lo más fácil sería escribirle a su correo personal memo50@adelphia.net... sino hoy me comunico con él y les hago saber.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo, comunicate con él y le escribis al zope.

    ResponderEliminar
  5. http://cuentosdeaguablanca.blogspot.com6 de agosto de 2009, 10:55

    Buen análisis con claras conclusiones;el avance de las tecnologías,es un boomerang,es un arma de doble filo para los podrosos;su tecnología, desarrollada con el aporte de los paises empobrecidos por ellos mismos,aporte representado en materias primas indispensables(caseterita, coltan etc)es consumida por la gran masa(celuares,internet)y sirve como instrumento para la toma de conciencia de los habitantes de paises explotados;me vienen a la memoria, aquellas peliculas donde el colono(john wayne)masacraba a los indios pielrojas,y nosotros,niños inocentes(ignorantes de informacion)aplaudíamos su barbarie;por fortuna,llegó el tiempo de informarnos y ya no aplaudimos;aparte que la historia fué hecha por unos y contada por los vencedores;buen escrito,felicitaciones!

    ResponderEliminar
  6. Gracias por este post, está muy interesante, la verdad es que tenemos que admitir que sabemos muy poco acerca de nuestra propia historia, lo cual considero especialmente triste, hay muchas razones para ello, la educación en el hogar, la escuela y la realidad de que muchos libros no son accesibles para la mayoría de personas por ser tan caros, aunque últimamente he visto ciertas ediciones que tienen precios relativamente bajos, pero libros como el que cita el autor del post, no es barato....

    De nuevo, gracias.


    Mireya

    ResponderEliminar
  7. Mireya y Cuentosdeaguablanca.blospot.com: Gracias a ustedes por leerlo, sus comentarios y por la visita.

    Trompudo: Tengo problemas para comunicarme con el zope, pero ya esta el Ok. de memo, sólo pide el crédito por el trabajo.

    saludos!

    ResponderEliminar
  8. Buenas con mucho respeto a todos . Si yo descendiendo de varios conquistadores y de Don Jorge de Alvarado. De los vides de Alvarado de San Vicente el salvador. De los Giron de Alvardo de Guatemala. De Sancho de Barahona y entonces de los proceres de la independencia de el salvador. Hoy en dia les puedo asegurar que yo y todos estos ancestros llevamos nuestra gota de sangre india.
    Como pueden decir Ustedes NOS eliminaron. Nadie de ustedes salvadoreños pueden asegurarme que no llevan sangre española. Eso seria una gran mentira. Osea digamos todos en vez. Los españoles e indios son nuestros ancestros. Los españoles trataron mal a los indios. No hay duda. Pero ya a identificarse con un grupo o otro .. todos todos SOMOS MEZTIZOS!!!!! Ya no indios ni españoles.
    500 añosd es mas que sufficiente para que toda sangre este mezclada.
    Gracias primos.

    ResponderEliminar