3/22/2016

Memorias de Un Desmigrado: Don Luis Lulú

Don Luis "lulú" decía que era ateo, pero tapándole el ojo al macho por estar en esta procesión religiosa de semana santa se defendía que sólo era  antirreligioso de misa, aborrecía ir a misa.

Lulú consideraba, como mi tata, alero de chupa, a los evangelistas "fanáticos tontos", los curas "vivianes mentirosos", y a los mormones "espías de la CIA"...,

… Sacando pecho, y mientras se empinaba un vergazo, Lulú se jactaba decir que nunca se había perdido la Procesión del Silencio y por eso estaba esa noche allí.

Era tarde en la noche cuando comenzaba esa popular manifestación religiosa, vieja tradición en mi terruño.

Extraño nombre porque para mí esta era una procesión bulliciosa…

…"candelitas, velas"…, pasaba diciendo el cipote y la cipota que quizás como yo y como muchos en esa noche, era noche especial como la Nochebuena, en que se permitía andar en las calle a monos como yo a "altas horas de la noche".

Adelante de la procesión iban mujeres de toda edad y de toda clase cantando coros tristes tapadas en sus mantillas oscuras y con fe y fervor apresando entre sus manos y su pecho la Biblia…

…"pachas, tragos de a peseta, cigarros..."…, pasaba diciendo sin agüitarse un hombre barbudo, color tizón, y apestando a etílico.

Por allá se oía un niño de pecho llorar, quizás por la incomodidad de dormir en brazos en vez de su usual cuna de colchón de trapos viejos.

En una esquina cuatro o cinco chuchos se daban verga por cogerse una chucha en el basurero…

Yo, un mono chaquetero de 10 años, llegué con la marita de mi barrio amparado en dos o tres adultos vecinos, en ellos iba don Luis "lulú", motorista de la universidad, quien me llevaba los domingos al Flor Blanca…

Yo le había rogado a Lulú para que me "prestara" con mi tata para ir con él a la Procesión del Silencio, nunca había ido a una, y como todo mono a esa edad, yo quería saber. A mi viejo "no le llegaban esas mierdas", como tampoco visitaba iglesias, pero cedió a su chero de tragos Lulú y me dejó ir.

Eran tiempos inocentes como el rostro puro y benévolo en el cuadro de Julio Hernández Alemán que encabeza lo que escribo.

Me gustaba ir con los grandes más por curiosidad que fe religiosa, más por quebrar el "curfew" que para ir a cantar el perdón Dios mío…. Puta!, como odiaba esa canción…, la odiaba porque la oía como entonaciones de pipianes…, al menos así decía Leonel "pirulí", uno de la mara tres años mayor… y yo le copiaba.

Pirulí era bueno para los culos, un Pachín González para fútbol, y bueno para los vergazos… pero no le gustaba estudiar…, también era pequeño como yo, quizá un pelito más grande…, e iba con nosotros en la Procesión tocándole las nalgas a las chavitas que pasaban.

La Procesión del Silencio llegó a catedral alrededor de la medianoche. Don Luis Lulú, como los otros machos grandes del barrio ya estaban bien a verga después clavarse todo el ropero de muñeco.

Y yo, pirulí, y la demás marita, estábamos cansados y extrañando la cama….

Pasarían ocho meses hasta navidad para que me volviera a desvelar así.

Ya había vivido como los grandes la Profesión del Silencio y no me gustó esa onda… decidí nunca más ir a otra y hasta hoy lo he cumplido.

Tamen
.