6/24/2015

Emigrante Desmigrado

Cuando veo fotos de mi gente cruzando la frontera no puedo sentir otra cosa más que ese volado que le llaman deja vu y empatía… sentirme como ellos… porque yo llegue a gringolandia en similares circunstancias.

El porqué emigramos es cuestión situacional de cada quien. Ya he dicho la razón del porqué yo emigré… esta vez sólo quiero recordar cómo emigré.

Estrictamente la agonía de mi gente hoy cruzando tres fronteras comenzó como la mía, aunque la mayoría de ellos no habían nacido.

Tuve la ventaja que en 1981 emigrar, pasar la frontera gringa era más chiche que hoy… No había muro, no había la bestia, no había leyes racistas.

La cita con mi destino comenzó el 23 de febrero de 1981. Ese día me dieron los boletos de avión a México ida y vuelta vía Lacsa, y el cual costó 780 colones cuando el dólar costaba 2.50 colones. El boleto de la aerolínea tica incluía visa mexicana.

Sacar el pasaporte era el primer gran clavo.

Costaba 100 colones y había que levantarse a las cuatro de la madrugada y comenzar hacer cola de dos o tres cuadras, mi gente ya comenzaba emigrar a Suecia, Australia, Canadá, USA...

Migración quedaba casi pegado a la Corte de Cuentas y la cola era ya de dos cuadras el primer día que traté de sacar mi pasaporte.

Ya llegando a la puerta de la entrada a Migración, a la una de la tarde, sale alguien diciendo que se acabaron los pasaportes y hasta el siguiente día habría más…. Por la puta!

Tenía cien vergas en mi bolsa, más tres cheros de mi mara también haciendo cola…, y el bar El Zorba a la vuelta de la esquina... ¡la fórmula ganadora!… terminé a verga y así llegué sin cinco a mi colonia Santa Lucía a las 6 pm antes de comenzar el toque de queda de 6pm-6am.

Mi esposa de hacía 13 meses, la que trabajaba, me volvió dar los 100 varos y dos días después estaba de nuevo haciendo cola…, esta vez entré al edificio… pero había un problema con mi NIT… emputado me fui a El Zorba y me chupé las 100 vergas de nuevo.

Dicen la tercera es la vencida y cabal, esta vez saqué mi pasaporte que aún guardo y el cual costó 300 colones, o sea $120 dólares de 1981.

La carretera Comalapa y el aeropuerto Monseñor Romero eran nuevos. Llegamos a la cruzadilla o El Salvador del Mundo con mi esposa. De allí salían los microbuses al aeropuerto. Yo viajaba sólo. Ella y mi primogénito se quedaban en el terruño.

Pero toda la idea de mi diáspora a USA se originó en el bar Golden Fish en enero de 1981.

Con mi alero éramos estudiantes de medicina, pero con la U cerrada, la guerra aproximándose y el futuro incierto, mi cuate y yo decidimos emigrar para mientras la U la reabrían, entonces regresaríamos…. Ese era el plan trazado cuidadosamente cruzándonos los vasos barrilito y las bocas de pescado frito o ceviche en el Golden Fish que entonces quedaba cerca de la alcaldía.

Le pedí ayuda a mi hermano que ya tenía años de vivir en Chicago, respondió positivamente, pero a la hora del tamal mi alero se agüita y emigré sólo.

Llegué al Distrito Federal e inmediatamente un chero de mi broder esperándome me encaramó en Aerolínea  Mexicana y volé a Matamoros. Me esperaba mi broder que falleció en 2014…. Ya tenía seis días en Matamoros cuando llegó mi broder y me dijo el fatídico "alístate que hoy cruzas".

Estaba viendo el Río Bravo, o Rio Grande, no tan ancho como el Lempa, quizás la mitad, estaba pacho y pedregoso. Me subí el pantalón hasta la rodilla, me toqué la foto de mi esposa y mi hijo en la bolsa de mi camisa en mi corazón y comencé a saltar de piedra en piedra.

Así de chiche en cinco minutos estaba en la ciudad fronteriza de Brownsville, Texas, donde pasé dos días… pero comenzaba lo más paloma.

Mi hermano ya había hecho el viaje ocho horas ida y vuelta a San Antonio…, nuestra meta… Había una garita de la migra a medio camino donde todos los vehículos paraban a huevos para ser revisados, además de las inesperadas paradas de las patrullas móviles.

Fumando como maquinitas de tren mi broder me iba aleccionando qué decir y contestar ante las posibles preguntas de la migra.

Después de dos cajetillas vi a lo lejos la garita que como una pasarela atravesaba toda la interestatal…. Mi broder baja velocidad…, nos acercamos a la garita…., con gran alivio leemos un gran rótulo que decía "closed".

El 3 de marzo de 1981 arribé al O´hare airport de Chicago procedente de San Antonio, Texas.

En 1987 obtuve la codiciada mica…. En 1992 un migra potorro me hizo escribir al margen en la aplicación: "I love USA"…. y con  eso me dio la naturalización de ciudadanía gringa…, by choice.

En 1999 emigré para quedarme a vivir en mi terruño, pero la tragedia de mi hijo en 2001 me hizo regresar a Texas, esta vez para vivir en Houston, donde he permanecido por 14 años…


Y estoy preparándome para regresar a vivir y morir, si Mi Dios lo permite, en 2017-19, allí donde está mi ombligo y reposa  mi lealtad y cariño.

Tamen
.