11/13/2013

Ecos del Viejo San Salvador V


Este mapa representa mi mundo hasta mis 14 años.
Si estaba aburrido agarraba mi rin de bicicleta y comenzaba a empujarlo por todas las calles que se ven en este mapa... Es el viejo barrio Santa Lucía de San Salvador donde el Campo de Marte, o Parque Infantil, era el monarca de ese dominio hasta la década de los 60s.
El Campo de Marte fue construido en 1892 para celebrar el 4º. Centenario de la llegada de Cristobal Colón a América. Se construyó en la orilla de la 7ª. Calle Poniente, hoy Alameda Juan Pablo II.
La 1ª. Calle dividía San Salvador en Norte y Sur, y la 1ª Avenida, o Avenida España, la dividía en Oriente y Poniente... Personalmente para mí los gringos tienen mejor nomenclatura en sus calles y avenidas usando nombres, que nosotros usando números.
En el cuadrante I7, rectángulo #7 nací yo en la década de los 50s., o sea, entre la 11 Avenida Norte y 1ª. Calle Poniente.
Este rectángulo #7 albergaba un apartment complex con 12 piezas y era de la familia Meardi. Ese callejón que corta el cuadrante era el Pasaje Costa Rica, allí nos quebramos sendos mascones de fut, jugamos ladrón librado y nos sacó chaqueteados la cuilia, allí me pegaron una recia talegueda por un culo cuando tenía 13 años... el callejón iba a terminar en la 9ª Avenida, en el Botón Azul.
Al oriente de mi mesón, en el cuadrante J7, #12, era el Banco Capitalizador, el K7 #8 el Banco Central de Reserva que aún queda allí.
En los 60s este tanque de agua en el Campo de Marte aún existía, quedaba entre el cine al aire libre y la cancha de basquet donde vi jugar a Motorola, Tio Tigre, Petunia, Vilanova, Iglesias, el chele Buda, Manzano, Mingo, Flecha...
Los ricos, privilegiados y potentados se fueron a vivir en los alrededores y cercanías del Campo de Marte.
Aún en los 60s, casi 100 años después de construido, el Campo de Marte seguía siendo acorralado por mansiones y caserones de estas familias.
Esta es la mansión de la familia Dueñas cuyo patriarca, Francisco Dueñas, desde 1851 hasta 1971, fue presidente salvadoreño siete veces y huevió tierra en puta.
Gracias a estos 20 años de amaños, robos al estado, y arrebato de tierra de los indios, para 1960 esta familia aún poseía esta enorme y céntrica mansion que la construcción de la Juan Pablo no osó tocar ni una pulgada..., además de esta mansion de dos manzanas, esta familia poseía más de 32 mil manzanas de la major tierra del paisito.
Más de alguna vez cipoteando nos saltamos el enorme muro de hierro para ir a cortar mangos, guayabas, almendras, marañones..., que los palos siempre estaban cargados. El vigilante con el chucho nos sacaba en guinda....
Esta es la 7ª. Avenida Norte que terminaba en la entrada del Campo de Marte. Comenzaba en la esquina de mi escuela Joaquín Rodezno que quedaba en el cuadrante J8, #21... Para los 60s que yo recorría empujando mi rin todavía existían estas enormes palmeras a cada lado de la calle, era la única calle con este detalle.
Calle Arce o 3ª Calle Poniente, en la esquina de la 11 Avenida… para el tiempo que recuerdo en esta calle ya no existía el arriate de en medio de la calle, al fondo se ven los picos góticos de la iglesia Basílica. La 3ª. Calle iba a topar -y aún hoy-, hasta el Hospital Rosales.
Esta es la Basilica del Sagrado Corazón, oficialmente la iglesia de mi barrio. Muchos domingos comulgué en esa iglesia. Su diseño es gótico y fue edificada en 1900... aún hoy, después de 113 años parece la misma por fuera.

Cuando mi tiempo los vehículos en la 1a. Calle Poniente corrían de occidente a oriente y la Calle Arce al revés… hoy día es lo contrario.
Este es el final de la arboleada 7ª Calle que en su final empalma con la 7ª Avenida, hoy Juan Pablo II. Esa casa palaciega a la izquierda aún existía en mis días y más de alguna vez cuando la pelota se iba por desgracia dentro de esa casona la regresaban reventada.
El Campo de Marte por varias décadas fue el Hipódromo nacional.
Tamen
.

11/08/2013

Olores


Tengo un compa salvadoreño que cada vez que nos reunimos son largos y amenos ratos de parla y guiri-guiri. Hoy pasamos una tarde pijona, mi parna, de repente, en medio de la plática, me interrumpió para preguntarme:
-“¿Por qué sólo hablamos política, religión, deportes, así de voladas culos, y volvemos a política?, a vos te gusta escribir ondas pues escribite algo improvisado, así espontáneo”
 Se fue tras una llamada que le entró y me quedé sólo en mi back yard con mi laptop y un fresco atardecer que me recordó diciembre o enero en mi colonia Santa Lucía en Ilopango, década de los 70s.
Me recordé del reto de mi cherada sobre “algo improvisado”, que no fuera política, deporte, culos, o religión…, me di cuenta que el volado esta camarón pero como me enculan los retos comencé a cranear pero neles, nada apolítico, asexual, o antideportivo se me venía a la ñola…,
Entonces sentí el olor a carne asada, mi múcura cocinaba carne en el “grill”…, Y se me vino la palabra ¡olor!
Uno de los cinco sentidos… Varias veces más desarrollado en algunos animales que en el hombre, y como la política, deporte, o religión, también hay un olor en cada día.
Como buenos maniqueos los terrícolas diferenciamos los olores entre  buenos y malos. El problema de esta simple diferenciación es como el terrorismo: hay terroristas buenos y malos… pero ¿cuál es el olor bueno, o cuál el malo?... Eso ya es territorio de otro sentido: el gusto.
Por ejemplo, las ciudades. Ese sabroso y tan añorado olor que siento al salir de las aduanas del aeropuerto Comalapa y poner un pie dentro de la atmósfera del terruño es diferente del  olor que siento cuando manejo por el traffic jam del bulevar del Ejército, con una atmósfera negruzca y el famoso olor y color antracósico del humo del diesel y gasolina.
Cuando regreso del terruño comienzo a sentir ese olor gringo aséptico que comienza en los aeropuertos, como al salir del Bush Intercontinental o del O´Hare Airport.
O bien el olor característico de los mismos terrícolas y sus diferentes razas.
El olor del negro, olor a vaselina, es diferente al olor a especie del hindú, o el olor del blanco gringoeuropeo a pan tostado viejo, el olor a suavizador de lavado del asiático…. O el olor (llamémosle así) del sudor de mi gente hispana que no usa desodorante, el cual es clásico.
Las flatulencias, ventosos, gases, o pedos dan también diferente olor.
Cuando en mi trabajo entro al sanitario y un african american recién terminó o está “cantando” siento ese pútrido olor a fritada chuca… puta, a veces tengo que salir disparado e ir a usar otro baño…. Al negro le fascina la carne de cuche, uno de sus platos favoritos es la fritada con la moronga, intestinos, etc…
Llego al otro pipi room y está, o just finish, un blanco gringolandés que come brócoli y vegetales en puta y siento el clásico olor.
El olor en las iglesias, el olor en los buses, el olor en los trenes, aviones, carros y casas… todos con su propio característico olor.
No hay duda el olor es un indispensable sentido que a cada momento nos persigue y nos castiga o nos arrulla.
Y el olor de la mujer… mejor lo dejo aquí porque tiene que ser cuestión de un escrito aparte.
La bella tarde y el olor a carne asada me inspiró a enfrentar el reto de mi amigo.... Entonces miro al cielo del atardecer ensombreciendo y me doy cuenta que la bella fresca tarde en los cielos de Houston se ha también inspirado con el olor a los gases de nitrógeno, oxígeno, carbón e hidrógeno... !los olores de la vida!
Escribiendo ésto las nubes en el firmamento  de Houston crearon esta  cruz, X, o forma geométrica, mientras yo me echaba esta letrada.
Tamen
.

11/05/2013

Desde la Diáspora: Retroceder o Avanzar


Las alternativas presidenciales en el terruño no son como de chuparse los dedos, pero tampoco voy a dejar de votar. Todo es récord, hechos, acciones, promesas cumplidas e incumplidas… Estos son los factores que deciden mi voto…
Yo tengo que votar en marzo/2014 y tengo tres escoges:
Un ex presidente extranjero hasta la mierda de corrupto, dejó el país hecho trizas en 2009…. O bien un chibola simple ficha vista títere de una de las más nefastas familias extranjeras que con 25 millones pretende comprar las elecciones e imponernos a su marioneta…
Y el tercer escoge es el actual vicepresidente decorativo y ex comandante de la guerrilla Salvador Sánchez Cerén…, un “minuspensante” para el loco quiquito, un criminal de guerra para la derecha, y una esperanza para la masas desposeídas.
Después de cinco años de gobierno de “izquierda” veo hacia atrás el récord, las obras y las promesas cumplidas e incumplidas…
Mauricio Funes y el FMLN recibieron El Salvador con una carretera de 9 pinches kilómetros con costo de ¡100 millones! sin finalizar y el dinero “perdido”, hospitales hechos mierdas y el dinero prestado por agencias internacionales para reconstrucción “desaparecido”, medicinas risiblemente caras y su distribución y venta monopolizada, una alta deserción escolar, agricultura inexistente que hasta frijoles nicaragüenses se importaban, y una corrupción, crimen y violencia impensables antes de la guerra....
… Y con el fracasado modelo neoliberal que en 20 años privatizó,  dolarizó, empobreció, y creó una enorme desigualdad socialLo peor fue el 56 % de pobreza y pobreza extrema que implantó…, ¡con dos millones de salvadoreños viviendo en tugurios!.
Las cosas en el terruño económicamente están slightly diferentes a 2009. ANEP, increíble, esta aullando, chillando y pataleando contra ALBA… es seña que su monopolio está siendo hendido.
El Nazareno dijo “Los pobres siempre estarán con ustedes…” Y también los ricos siempre estarán. Pero no es lo mismo un rico explotador extranjero que uno de los míos.
No se puede reemplazar un rico por un pobre. Si se trata de retar a los extranjeros oligarcas de ANEP, hay que hacerlo taco a taco… de allí que ALBA petróleos de la cúpula FMNL es necesaria.
Funes y el FMLN han revivido la agricultura, atendido la salud y bajado el precio de los medicamentos, finalizada la carretera abandonada y emprendido otras, reconstruido y construido hospitales, ciudad mujer donde la mujer cuscatleca por fin ha visto una, indiciado a corruptos aunque el sistema judicial en manos de la derecha los deje libres…. Y le ha dado zapatos, alimentos y subsidio económico a los estratos más pobres.
O sea, aunque paupérrimamente, al menos se ha tratado de redistribuir la riqueza donde ya sabemos que un grupúsculo de familias extranjeras poseen 20 mil millones de dólares.
Para Manuel Hinds, vocero economista de ANEP, arquitecto de la dolarización y privatizaciones que nos tiene como estamos, estos programas no “sacan de la pobreza a nadie”, claro que no, pero estimula, es un empujón, un poste de apoyo, un trampolín  para salir de la pobreza, diferente a vivir olvidado y marginalizado como el modelo neoliberal dictamina.
Manuel Hinds, que nació en cuna de cedro y piso de mármol, no tiene solvencia moral para hablar de subsidios. Él se graduó de la Universidad de Northwestern en Chicago, una de las mejores en el área de economía, pero su familia le pagó las miles de vergas anuales de colegiatura más transporte, comida, alojamiento, etc...
Yo, nacido en uno de los mesones más malolientes del viejo San Salvador, me gradué de la Universidad de Illinois gracias a subsidios del gobierno, préstamos bancarios garantizados por el gobierno -y que tardé 17 años en pagar-, más trabajando medio tiempo para la misma universidad y estudiando tiempo completo logré graduarme… sin los subsidios gubernamentales jamás lo hubiera logrado.
Finalmente el FMLN y Mauricio Funes, aunque se mastican pero no se tragan, han comenzado algo que necesita otros cinco años, o quizás 20, para que dé frutos y cambiar de facto nuestro país…
Pero una regresada de Arena o Saca y retrocedemos como las décadas perdidas de los 90s y 2000s.
No hay otra opción mejor que el FMLN.
Tamen
.